Uso de minerales y vitaminas inyectables en bovinos

Los animales obtienen los nutrientes necesarios para su alimentación a partir de una dieta balanceada, que incluye el forraje, los suplementos y, más importante aún, la sal mineralizada. Sin embargo, en ocasiones hay que ofrecer algunos minerales de forma inyectable.

Entre los expertos hay diferencia sobre la pertinencia de emplear formulaciones inyectables para suplir la carencia de minerales. Si bien todos coinciden en que la fuente fundamental son las sales mineralizadas, la pregunta surge cuando hay carencia de cierto tipo de nutrientes.

Por ejemplo, en opinión de la Dra. Valeria Reinoso, de Uruguay, el suministro diario de sales minerales es esencial, pues por vía inyectable solo se pueden ofrecer algunos minerales.

Así pues, este medio no es efectivo para ningún macromineral  (fósforo, calcio, magnesio, sodio, entre otros), sino para nutrientes en pequeñas cantidades, los minerales traza, que son almacenados en el organismo, como cobre, selenio, yodo y zinc, aunque para otros como el cobalto, no es tan seguro.

De otro lado, para las vitaminas lipo e hidrosolubles, también recomendó la suplementación oral diaria, salvo para la vitamina A, que puede ser suministrada a través de una inyección masiva para proteger al animal, debido a que tiene mayor capacidad de almacenamiento en el organismo.

Por el contrario, la vitamina E “posee una menor capacidad de almacenamiento y por lo tanto la forma inyectable es menos efectiva”, escribió en el portal Engormix

En casos de bovinos con sintomatología clínica de deficiencia aguda, como la hipomagnesemia, se debe iniciar rápida mente el tratamiento con administración parenteral de magnesio y continuar con la suplementación oral.

El uruguayo Luis Albornoz, PhD en Metabolismo Animal, coincidió con su compatriota en que los productos minerales no reemplazan una dieta balanceada, aunque a su juicio el suministro inyectable y el oral “no son antagónicos sino complementarios”, y ante la carencia clínica, “no dudaría en comenzar un tratamiento con inyectables para posteriormente seguir por vía oral”.

El experto recordó que minerales como fósforo, azufre, magnesio o manganeso cumplen funcionen en el rumen y dudó que los inyectables lleguen hasta allí, así como tampoco permanecen muchos días en el organismo.

Ambos coinciden en que antes de hacer cualquier formulación, se debe efectuar una evaluación muy detallada de los requerimientos nutricionales en bovinos así como los aportes de cada alimento de la dieta.

 

Escrito el: 24 diciembre, 2018
Fuente: contexto ganadero

Tiendas

Ofertas

Lo Nuevo